El baño de mi bebé

Limpio y sano. Así quieres que esté siempre tu bebé. Y por eso, después del baño, le dedicas otro ratito de aseo a su nariz, sus oídos, sus uñas… Con esto no sólo le inculcas hábitos higiénicos desde que nace; también proteges su organismo de infecciones y otras enfermedades. Además, ¡está tan guapo cuando acabas!

FELIZ EN LA BAÑERA

Lo idóneo es hacerlo a la misma hora todos los días. Por la mañana, o si está más intranquilo por la tarde, al final de la jornada y antes de comer, para que se acueste saciado tranquilo y feliz. Es importante que le resulte agradable, para que le vaya cogiendo el gusto a los hábitos higiénicos. No olvides tomar algunas precauciones, como controlar el tiempo de baño -menos de 5 minutos los primeros meses y de 10 a 15 a partir del primer semestre- y mantener el nivel del agua en unos 20 centímetros de altura y su temperatura a 35-37ºC. Elige un jabón con pH neutro especialmente indicado para bebés y dilúyelo en la bañera, nunca sobre su piel.

Anuncios